LISTA DE REPRODUCCIÓN DE VÍDEOS DE ESTA COLECCIÓN

ÍNDICE de Blogs

VEO2

QUINTA DEL SORDO, AUTE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 30 de julio de 2009

Loreena McKennitt The Visit 1991 // The Lady Of Shalott (1 of 2) // Between the Shadows (Persian Shado)





Loreena McKennit 
The Lady Of Shalott



John William Waterhouse, 1888






*   *   *



Alfred Tennyson, "The Lady of Shalott"

Part I


On either side the river lie
Long fields of barley and of rye,
That clothe the wold and meet the sky;
And through the field the road runs by
            To many-towered Camelot;
And up and down the people go,
Gazing where the lilies blow
Round an island there below,
            The island of Shalott.1
Willows whiten, aspens quiver,
Little breezes dusk and shiver
Through the wave that runs for ever
By the island in the river
            Flowing down to Camelot.
Four gray walls, and four gray towers,
Overlook a space of flowers,
And the silent isle imbowers
            The Lady of Shalott.
By the margin, willow veiled
Slide the heavy barges trailed
By slow horses; and unhailed
The shallop flitteth silken-sailed
Skimming down to Camelot:
            But who hath seen her wave her hand?
Or at the casement seen her stand?             25
Or is she known in all the land,
            The Lady of Shalott?
Only reapers, reaping early
In among the bearded barley,
Hear a song that echoes cheerly
From the river winding clearly,
            Down to towered Camelot:
And by the moon the reaper weary,
Piling sheaves in uplands airy,
Listening, whispers "'Tis the fairy
            Lady of Shalott."

Part II
There she weaves by night and day
A magic web with colours gay.
She has heard a whisper say,
A curse is on her if she stay
            To look down to Camelot.
She knows not what the curse may be,
And so she weaveth steadily,
And little other care hath she,
            The Lady of Shalott.
And moving through a mirror clear
That hangs before her all the year,
Shadows of the world appear.
There she sees the highway near
            Winding down to Camelot:  50
There the river eddy whirls,
And there the curly village-churls,
And the red cloaks of market girls,
            Pass onward from Shalott.
Sometimes a troop of damsels glad,
An abbot on an ambling pad,
Sometimes a curly shepherd-lad,
Or long-haired page in crimson clad,
            Goes by to towered Camelot;
And sometimes through the mirror blue
The knights come riding two and two:
She hath no loyal knight and true,
            The Lady of Shalott.
But in her web she still delights
To weave the mirror's magic sights,
For often through the silent nights
A funeral, with plumes and lights
            And music, went to Camelot:
Or when the moon was overhead,
Came two young lovers lately wed;
"I am half sick of shadows," said
            The Lady of Shalott.

Part III

A bow-shot from her bower-eaves,
He rode between the barley-sheaves,
The sun came dazzling through the leaves,  75
And flamed upon the brazen greaves
            Of bold Sir Lancelot.
A red-cross knight for ever kneeled
To a lady in his shield,
That sparkled on the yellow field,
            Beside remote Shalott.
The gemmy bridle glittered free,
Like to some branch of stars we see
Hung in the golden Galaxy.
The bridle bells rang merrily
            As he rode down to Camelot:
And from his blazoned baldric slung
A mighty silver bugle hung,
And as he rode his armour rung,
            Beside remote Shalott.
All in the blue unclouded weather
Thick-jewelled shone the saddle-leather,
The helmet and the helmet-feather
Burned like one burning flame together,
            As he rode down to Camelot.
As often through the purple night,
Below the starry clusters bright,
Some bearded meteor, trailing light,
            Moves over still Shalott.
His broad clear brow in sunlight glow'd;   100
On burnished hooves his war-horse trode;
From underneath his helmet flowed
His coal-black curls as on he rode,
            As he rode down to Camelot.
From the bank and from the river
He flashed into the crystal mirror,
"Tirra lira," by the river
            Sang Sir Lancelot.
She left the web, she left the loom,
She made three paces through the room,
She saw the water-lily bloom,
She saw the helmet and the plume,
            She looked down to Camelot.
Out flew the web and floated wide;
The mirror cracked from side to side;
"The curse is come upon me," cried
            The Lady of Shalott.

Part IV

In the stormy east-wind straining,
The pale yellow woods were waning,
The broad stream in his banks complaining,
Heavily the low sky raining
            Over towered Camelot;
Down she came and found a boat
Beneath a willow left afloat,
And round about the prow she wrote  125
            The Lady of Shalott.
And down the river's dim expanse
Like some bold seer in a trance,
Seeing all his own mischance —
With a glassy countenance
            Did she look to Camelot.
And at the closing of the day
She loosed the chain, and down she lay;
The broad stream bore her far away,
            The Lady of Shalott.
Lying, robed in snowy white
That loosely flew to left and right —
The leaves upon her falling light —
Through the noises of the night
            She floated down to Camelot:
And as the boat-head wound along
The willowy hills and fields among,
They heard her singing her last song,
            The Lady of Shalott.
Heard a carol, mournful, holy,
Chanted loudly, chanted lowly,
Till her blood was frozen slowly,
And her eyes were darkened wholly,
            Turned to towered Camelot.
For ere she reached upon the tide  150
The first house by the water-side,
Singing in her song she died,
            The Lady of Shalott.
Under tower and balcony,
By garden-wall and gallery,
A gleaming shape she floated by,
Dead-pale between the houses high,
            Silent into Camelot.
Out upon the wharfs they came,
Knight and burgher, lord and dame,
And round the prow they read her name,
            The Lady of Shalott.
Who is this? and what is here?
And in the lighted palace near
Died the sound of royal cheer;
And they crossed themselves for fear,
            All the knights at Camelot:
But Lancelot mused a little space;
He said, "She has a lovely face;
God in his mercy lend her grace,
            The Lady of Shalott."



THE LADY OF SHALOTT- Lord Alfred Tennyson


1º Parte


A ambos lados del río se extienden largos campos de cebada y centeno, que arropan la tierra encontrándose con el cielo,y a través de la campiña el camino discurre hacia la amurallada Camelot. Y arriba y abajo la gente pasea, contemplando con atención cómo, allá abajo, los lirios mecidos por el viento rodean la isla de Shalot.

Los sauces palidecen, tiemblan los álamos, la brisa leve del atardecer tirita sobre las eternas ondas que discurren alrededor de la isla, en el río que fluye hacia Camelot. Cuatro murallas grises y cuatro grandes torreones, desde los que se divisa el campo florecido, y a la isla silenciosa que encierra a la Dama de Shalott.

Por la orilla, oculta entre los sauces, se deslizan pesadas barcazas arrastradas por lentos caballos, y sin ser saludadas, navegan, con sus inquietas velas de seda, rozando la superficie, hacia Camelot. Pero ¿alguien la vio saludar con la mano? ¿O permanecer de pie junto a la ventana? ¿Hay alguien que conozca, en todo el reino, a la Dama de Shalott?

Sólo los segadores, segando temprano por entre la cebada madura, escuchan una canción que resuena alegremente y serpentea con claridad río abajo, hacia la amurallada Camelot. Y a la luz de la luna, el cansado segador, apilando gavillas sobre las tormentosas cumbres, al escucharla, susurra, "Es el hada, la Dama de Shalott".

Allí teje día y noche un tapiz mágico con alegres colores. Ha oído rumores que dicen que una maldición caerá sobre ella si se atreve a mirar hacia Camelot. No sabe el porqué de esa maldición, y por eso teje sin cesar, y no tiene muchos más afanes, la Dama de Shalott.

Y moviéndose a través de un límpido espejo suspendido ante ella todo el año, sombras del mundo aparecen. Allí puede ver el camino próximo serpenteando hacia Camelot; Allí el río se arremolina y gira, y los toscos labriegos y las rojas capas de las vendedoras del mercado, pasan de largo ante Shalott.

A veces un grupo de alegres damiselas, un abad deambulando con paso silencioso, a veces un joven pastor de cabello rizado o un paje de larga melena vestido en carmesí, caminan hacia la amurallada Shalott. Y a veces, a través del azul de espejo, los caballeros pasan cabalgando en parejas. Ella nunca ha tenido un caballero fiel y leal, la Dama de Shalott.

Pero ella sigue deleitándose en su tapiz, tejiendo en él las mágicas visiones del espejo. A menudo, en las noches silenciosas un funeral con plumas, luces y música se dirige a Camelot. O cuando la luna está en lo más alto, aparecen dos jóvenes amantes recién casados. "Ya estoy harta de sombras", dijo La Dama de Shalott.

A un tiro de flecha del alero de su alcoba, él cabalgó entre los haces de centeno, el sol destellaba a través de las hojas y hacía brillar las grebas de bronce del intrépido Sir Lanzarote. En su escudo, un caballero cruzado eternamente arrodillado ante una dama, relucía en los amarillos campos próximos a la aislada Shalott.
2º parte
Las enjoyadas riendas brillaban sueltas, semejantes a las constelaciones que vemos suspendidas sobre la dorada galaxia. Las campanillas de su brida repicaban con alegría mientras cabalgaba hacia Camelot. Y de su tahalí blasonado pendía un magnífico cuerno de plata, y mientras cabalgaba, su armadura repicaba junto a la remota Shalott.

En el cielo azul y despejado brillaba el suntuoso cuero de la silla de montar, el yelmo y la pluma del yelmo ardían juntas como una sola llama mientras cabalgaba hacia Camelot. Y a menudo, en la púrpura noche, bajo el brillo de las estrellas, la cola de algún rutilante cometa sobrevolaba la inmóvil Shalott.

Su amplia frente reflejaba la luz del sol, sobre cascos bruñidos su caballo de guerra avanzaba, bajo el yelmo flotaban sus rizos, negros como el carbón, mientras cabalgaba hacia Camelot. Y desde la ribera y la colina su figura apareció un instante sobre el cristal del espejo, "Tirra Lirra" junto al río cantaba Sir Lanzarote.

Ella dejó el tapiz, ella dejó el telar, ella dio tres pasos a través de la habitación, ella vio cómo florecían los nenúfares, ella miró el yelmo y la pluma, ella miró hacia Camelot. El tapiz se voló y se expandió ante ella, el espejo se partió de lado a lado, “La maldición ha caído sobre mí”, gritó la Dama de Shalott.

Los pálidos y amarillentos bosques se encogían, tensos, bajo el tormentoso viento del este, la ancha corriente lamentándose en su ribera, y las bajas nubes lloviendo pesadamente sobre la amurallada Camelot. Ella bajó hasta la orilla, allí encontró un bote dejado a flote bajo un sauce, y alrededor de la proa escribió: La Dama de Shalott.

Y sobre la superficie del agua turbia y oscura, como audaz vidente en trance, contemplando su terrible desgracia con la mirada vidriosa, se volvió hacia Camelot.
Y al terminar el día aflojó sus cadenas, y se tendió sobre el bote. La ancha corriente se la llevó muy lejos, la Dama de Shalott.

Tendida, con el vestido de nívea blancura flotando libremente a su alrededor, las hojas cayendo suavemente sobre ella, a través de los sonidos de la noche, navegó hacia Camelot. Y mientras la barca serpenteaba entre colinas de sauces y sembrados, la oyeron cantar su última canción, la Dama de Shalott.

Se oyó una melodía llena de congoja, bendita, cantada más alta, cantada más queda, hasta que su sangre se congeló lentamente, y sus ojos, oscurecidos por completo, se volvieron hacia la amurallada Camelot. Para cuando alcanzó, sobre la marea, la primera casa a orillas del río, cantando su canción, ella murió, la Dama de Shalott.

Bajo torres y balconadas, a través de galerías y jardines amurallados, una brillante figura, flotando en silencio, pálida como la muerte por entre las altas casas, se desliza dentro de Camelot. A los muelles salieron Caballero y Villano, Dama y Señor, y alrededor de la proa leyeron su nombre: La Dama de Shalott.

¿Quién es ésta? ¿Y que hace aquí? Y cerca, en luminoso palacio, se extinguió el sonido alegre de la Corte, y se santiguaron con temor todos los Caballeros en Camelot. Pero Lanzarote meditó durante unos instantes, diciendo: “Que rostro más hermoso, que Dios la tenga en su gloria a la Dama de Shalott”.



*   *   *

Loreena McKennitt Greensleeves






*   *   *
Loreena McKennitt- Between the Shadows (Persian Shadows)







*   *   *     *


Loreena McKennitt - The Visit (1991) 






En 1991, dos años después de la publicación de Parallel Dreams, Loreena McKennitt ponía en el mercado el que sería su cuarto disco de estudio, The Visit, del que hoy hablaremos. The Visit es uno de los trabajos más conocidos de la cantante canadiense, que en busca de nuevos sonidos, aprovechó esos dos años de paréntesis para viajar a España, Venecia, Hungría, Ucrania y algunas zonas de Asia, aunque estos sonidos serían aún más evidentes en su siguiente trabajo, The Mask and the Mirror. Pero hoy, veamos el álbum que nos ocupa. Veamos The Visit.

All Souls Night.

El disco se abre con el que se ha convertido en uno de los temas más conocidos de la cantante. Los sonidos de All Souls Night, con letra y música de Loreena McKennit, arranca con sonidos que mezclan lo celta con lo oriental, mientras que en su letra, recurre a un tema que ya nos es familiar a sus seguidores y que ya hemos escuchado en Parallel Dreams por ejemplo. Loreena nos hace en este tema una descripción musical de una fiesta de origen celta, la Noche de los Santos, con imágenes claras, como la colina y la danza espiral, las antorchas y los faroles ascendiendo en la noche…

Bonny Portmore. Y tras la inmensa fuerza con la que arranca All Souls Night, con las imágenes aún rutilantes de la celebración en nuestra mente, el sonido calmo de unas gaitas, un lamento lejano que se va acercando, nos sirve de introducción al siguiente tema. Bonny Portmore es una canción tradicional británica, y en ella, Loreena consigue uno de sus temas más potentes vocalmente hablando. Bonny Portmore es, literalmente, un lamento por la pérdida de los viejos bosques, un tributo a la naturaleza perdida. Mientras ella canta, casi puedes ver las máquinas talando y dejando yermos donde antes sólo había verde. Una gran canción que pasó a formar parte de la Banda Sonora de la película Los Inmortales III.

Between the Shadows

El magistral dominio de un instrumento tan complicado como es el arpa es el principal protagonista de Between the Shadows, un tema instrumental, compuesto por Loreena. Diferentes instrumentos se van sumando a la composición, dándole cada vez más fuerza y potencia, todo un deleite para los sentidos, un collage musical en el que perderse y dejarse llevar.

The Lady of Shalott.

Y bueno, aquí sólo puedo decir que esto son palabras mayores. Sobre uno de los más famosos poemas de Lord Alfred Tennyson, la cantante candiense compone la melodía para este tema, que dura alrededor de diez minutos. En él, Loreena se hunde en las raíces románticas y medievales de las que bebía el propio Tennyson, y nos trae a la mente las imágenes de esos cuadros prerrafaelistas de damas y bosques. En The Lady of Shalott, Loreena nos narra uno de los episodios del mito artúrico más conocido en el siglo XIX, el cómo la Dama de Shalott (Isabel de Astolat, en otras fuentes), enclaustrada en una torre y víctima de una vieja maldición, observa a Lanzarote a través de la ventana de su encierro, y se enamora inmediatamente de él, hasta el punto de subir a una barca y dejarse morir en el camino a Camelot. La imagen de la dama muerta en una barca, rodeada de flores y con toda su belleza intacta es una de las que más ha conectado con el imaginario popular, y estoy seguro de que todos hemos visto algún cuadro con este tema. Uno de los puntos fuertes de The Visit y de toda la discografía de Loreena.

Greensleeves.

Y no menos importante que The Lady of Shalott es este tema. Greensleeves es una composición tradicional inglesa, cuya composición se atribuye directamente a ese emblemático personaje de la historia británica que es el Rey Enrique VIII, que habría dedicado este tema a Ana Bolena mientras él aún continuaba casado con Catalina de Aragón. Por si esto fuera poco para despertar interés por el tema, aquí Loreena realiza un ejercicio vocal completamente diferente de todo lo que hemos visto antes, trabajando sus graves y con una voz más desgarrada de lo que nos ha mostrado nunca. Otro (más) gran tema.

Tango to Évora.

Debo reconocer que aquí dejo de ser imparcial. Tango to Évora es un tema instrumental que refleja el trabajo de Loreena por hacer avanzar su música, por fusionar diferentes estilos. Aquí, se aleja de la música celta para acercarse a sonidos a la vez mediterráneos y de mucho más allá, de la propia Argentina, pues aunque la canción se dedica a la ciudad portuguesa de Évora, el fondo es el de un tango. La melodía es absolutamente fascinante, y personalmente, la incluí en la música de mi primera obra de teatro llevada a los escenarios, El Fin de la Tierra. Siempre que escucho esta canción, recuerdo el mar. Y siempre que veo el mar, recuerdo esta canción.

Courtyard Lullaby

La cantante canadiense recupera parte de su estilo tradicional, a mezclar la música celta con los sonidos más líricos de su voz, y a un tema que es ya recurrente. Loreena vuelve a la descripción del locus amoenus, el paraje perfecto, apelando a una especie de memoria racial, resaltando la sensación de que hemos tenido el paraíso y lo hemos perdido. Y con esa idea, pasamos al siguiente tema…

The Old Ways

Si yo tuviera que quedarme con uno solo de los muchos temas de Loreena McKennitt, sería, sin lugar a dudas, este. The Old Ways es un homenaje fascinante a lo más profundo de la música celta. Sonidos que parecen brotar del mismo corazón de Irlanda, el evocador sonido del badhron como fondo, como preparación a la majestuosa (aquí no tiene otro calificativo posible) voz de la cantante. La canción evoca de nuevo un amor perdido, un amor mágico en un ambiente de ensueño, de encanto. De Hadas. Y el amor se ve separado, apartado, roto cuando los Viejos Caminos, aquellos que unen el reino de lo mágico (podemos llamarlo Domdaniel, Lyonesse, Otromundo, el Reino del Ocaso… como se quiera) y lo humano. Hubo un tiempo en el que ambos reinos estaban conectados, en el que la magia fluía… pero ahora, los Viejos Caminos se han cerrado.

Y los hemos perdido.

Cymbeline.

El broche de oro, nunca mejor dicho, porque este tema es oro puro. Por si teníamos alguna duda de que Loreena McKennitt se atreve con todo, aquí lo hace con las palabras del Bardo Inmortal, del Poeta de Stratford-upon-Avon. Mezclando sonidos orientales y de arpa, Loreena McKennitt pone música a uno de los poemas del maestro William Shakespeare. Se trata de uno de los monólogos de la obra Cimbelino, una de las menos reconocidas del escritor, centrada en el rey de mismo nombre, un señor que gobernaría Britania en los tiempos anteriores a Roma. Cymbeline es un canto a lo efímero de la vida, a como la muerte llega como gran igualadora. Las damas doradas, las jóvenes, como los deshollinadores, vienen al polvo. Polvo eres y en polvo te convertirás. Pero esto no es algo dramático, no es terrible, pues más allá de la muerte, está la paz, la ausencia de miedo y de temor.

Con estas palabras, Loreena se despide… y nos deja con ganas de más… de mucho más.








No hay comentarios: